20 sept. 2013

Un Ángel de Mar





Me siento sola, en esta noche, estás conmigo aunque ausente y eso me hace sentir más sola que nunca. Busco mi ángel y mi auténtico tú. Sé que estás ahí, observándome, sé que me anhelas, que me esperas y que sólo tengo que saltar para acariciar tus alas con las yemas de mis dedos.


Eres un ángel de mar, existes y estás ahí para todos. Por eso el mar nos cautiva tanto a los seres humanos porque notamos vuestro amor protegiéndonos. Esa es vuestra misión.
Eres un ángel de mar, recubierto de amor, de deseo, de plenitud y esperanza. Me has tocado con tu gracia y no puedo dejar de buscarte, miro al cielo y sé que estás ahí, en noches de luna llena como hoy, te siento cerca.

Me gusta tu protección, me hace sentir segura, me gusta tu amor, me hace sentir llena, me enamora tu gracia porque en ella está tu esencia. 
Me he enamorado de un ángel de mar que se merece que salte, muy muy muy alto para agarrar su mano y salir volando al paraíso de mis deseos, mis anhelos y mi auténtica vida que me esperan.

4 sept. 2013

El poder del ahora: HOY.


Ayer estaba triste, derrotada, cansada, por la lucha diaria de buscarme un hueco en esta sociedad que se empeña en seguir adelante pese a que mi camino no sigue la orientación que creo que de él (mi camino) el Mundo espera.
Así que sin más, me vestí y me apresuré a finalizar con mis quehaceres matutinos para acto seguido sumergirme en la borágine sitemática de un martes por la tarde. Pasee largo y tendido en busca de una brizna de esperanza que me asegurara que más allá de las cuatro paredes de mi hogar y refugio, había vida para mí. 
Ayer no la encontré. No hubo suerte.
Fui a casa de una amiga que cumplía años y la regalé un paréntesis de vida, un reflexión, la regalé el amor que todas la profesamos un día y que a veces en el recuerdo se olvida.
Y ella me hizo el regalo más grande: formé parte de su vida en ese día.
Y recordé de nuevo, de que las cosas importantes no son las que dirigen tu vida, sino las que te emocionan y te tocan al corazón.

Hoy, no tengo trabajo, no tengo dinero y no tengo claro mi futuro. Pero hoy sé que tome la dirección que tome mi rumbo, soy afortunada porque soy rica. A mi alrededor hay amor, apoyo mútuo, fuerza y vida.

Hoy es un gran día, pese a todo, hoy es un gran día.