11 may. 2013

Ensayo sobre las relaciones, el amor y la Unidad. Las 36 leyes espirituales de la vida.

SOMOS UNO: SI TE AMO Y TE DESEO LO MEJOR, ES UN BENEFICIO MÚTUO.

Últimamente leo, leo mucho y comprendo que todo indica una misma dirección. Todas las señales marcan un sentido único que está dentro de cada uno de nosotros.

Unidad. Siempre que tenemos un problema tendemos a culpar a los demás, a las circunstacias que me rodean y a lo que me ha tocado vivir; pero al hacer estas afirmaciones excluimos lo más importante de todo: como es a dentro, es a fuera (puedes encontrar más información en Las 36 leyes espirituales de la vida). La vida es pura magia y cuando nos sucede alguna cosa que no somos capaces de identificar, nos la expone en vivencias para que aprendamos a saber qué sucede, lo aceptemos y aprendamos la lección. Sólo entonces podremos seguir construyendo e ir hacia adelante. Es una máxima que si aplicáramos con consciencia sufriríamos menos y seríamos más felices.A veces, cuando algo de fuera me afecta, pienso: ¿qué me está pasando dentro de mí? ¿qué sentimiento dentro de mí alimenta la situación que vivo fuera? Y siempre hay alguna cosa. Aunque, confieso, que a veces es muy complicado porque tendemos a culpar a los demás de nuestras situaciones: a nuestros padres, madres, hermanos, amigas, vecinos, compañeros... Pero en realidad TODOS desempeñan una función y un papel en nuestra vida para ayudarnos a aprender. Incluso, nosotros, somos maestros de las personas que nos rodean. Esto me recuerda a un  comentario que me dice siempre una amiga mía: "Los demás son altavoces de tu interior", y es duro pero cierto. Cuando hay algo que me afecta, los demás no dejan de meter el dedito en la herida, inconscientemente hacen su función: me ayudan. Hasta que no dejas de oponerte a ese sentimiento que te genera ese comentario, hasta que no te rindes ante él, cuando lo haces, lo aceptas y, de alguna manera, lo sanas. Cierras un círculo, y seguramente, se abren otros. Así es esto.

Relaciones. Dicho esto, me gustaría exponer otra máxima, la más grande y con la que he empezado este post: somos uno. Cuando te ignoro, te descuido, te menosprecio; en realidad, lo hago conmigo mismo porque somos uno. Cuando odio la sociedad en la que vivo, odio a sus dirigentes y no creo en ellos, estoy odiándome y dejando de creer en mí. Porque cada uno de nosotros somos uno, formamos un todo. TODOS somos un puzzle que se llama "El juego de la Creación". Ser uno no quiere decir que seamos iguales, somos distintos, somos únicos y somos necesarios para la vida: todos, incluyendo a las personas "malvadas" porque cada uno de nosotros jugamos un papel y desarrollamos una función importante. Somos una unidad.

Amor. Si en mi interior sólo hay amor, en mi exterior sólo habrá amor. Si te amo y te acepto, estoy amándome y aceptándome. Sólo eso moverá el mundo, lo salvará y lo cambiará.