29 ene. 2013

Bienvenidos 30

Cumplir 30 años significa:
 
Jugar.
Soñar.
Respirar.
Suspirar.
Dormir.
Suplicar.
Rezar.
Saltar en paracaídas. 
Saltar en bungeejumping.
Correr.
Hacer un bootcamp.
Volar.
Viajar. Atravesar el charco. Viajar por Europa. Viajar sola. Viajar con tu hermano o hermana.
Viajar con amigas. Viajar en familia.Viajar en pareja. Viajar con amigos. Viajar con Rumba.
Ir en AVE. Conducir más de 7 horas al volate. Enamorarse.
Bañarse en la playa en invierno.
Amar hasta perder el juicio. Enamorar. Que se enamoren de ti hasta el infinito.
Vivir sola. Vivir en familia. Vivir en pareja.
Arriegarse. Mojarse. Tirarse a la piscina.
Compartir.
Apostar y perder. Apostar y ganar. 
Dar segundas oportunidades. Arrepentirse o no. 
Sufrir. Desesperar.
Salir de fiesta y empalmar muchas noches con días. Resacas nefasta, resacas mágicas.
Miedo. Soledad. Fuerza. Sacar fuerzas de dónde no hay para caminar.
Tener 3 cicatrices, 1 tatuaje, 2 agujeros extra en mi cuerpo y un dedo defectuoso que no se pone recto cuando lo apoyo en el suelo.
Sentir celos, envidía, rabia, ira y maldad.
Sentir amor, bondad y mucha alegría.
Cambiar.
Hacer que las cosas cambien, empezando por cambiar el reflejo del espejo.
Tomar tu timón. Coger las riendas y aventurarte por el sendero desconocido.
Avergonzarse. Enorgullecerse.
Ser, hacer. Avanzar.
 
Hacia los 40, los 50 y los que vengan...
 
 

9 ene. 2013

"¡Hoy voy a conseguir todo lo que me proponga!"

Empieza un nuevo año, lleno de nuevos propósitos para todos. Es como el mítico "borrón y cuenta nueva" y yo, ando como loca buscando los míos. Tengo muchos: ponerme en forma, perder unos quilos, pasar más tiempo de calidad con los míos: familia, pareja y amig@s, ser mejor en mi trabajo, buscar mi eslabón perdido en cuanto a espiritualidad se refiere y ser feliz. También deseo hacer que cada día de este 2013 cuente, aunque el día a día me hace perder el Norte muchas veces. Demasiadas responsabilidades y poca diversión. Demasiada tierra y poco aire. Necesito aire para respirar, para sentirme ágil, libre y volar. Necesito más aire del que la República de la Tramuntana es capaz de darme.
Supongo que es ley de vida, llegan los 30 y todo cambia. Mi entorno ya ha cambiado y aunque conservo amistades que siguen el camino de la autofidelidad a uno mismo, otros se perdieron en los quehaceres hace mucho tiempo sin pararse a pensar si la vida que llevan les hace felices. Yo me encuentro en una encrucijada. Un momento crucial de decisión. ¿Seguir hacia delante o cambiar? En el último año he tenido tantos cambios que al final voy a creerme adicta a ellos.
Nuestra existencia es dinámica, así que los cambios están a la orden del día. No me da miedo. Seguramente el miedo mayor estar en fracasar, aunque se diga que "Un fracaso es un éxito por florecer", a mi me colapsa y me detiene en mitad del camino. Y sí, aquí estoy. Parada. En mitad de algún lugar del camino hacia la responsabilidad y la libertad. Ya sé, no son excluyentes una de otra pero es una ardua labor hacer que ambas convivan juntas, bajo un mismo manto de color que las envuelva.
Hoy un amigo me ha dicho que somos lo que pensamos y lo que sentimos. Somos lo que sentimos, me he quedado pensando y analizándolo. Y yo me siento así. Siento que las normas y lo estipulado no va conmigo. Nunca ha ido conmigo y no sé si la gente que me quiere me entiende, pero soy así. Me siento así. Siento que cuando todo va como se espera a mí me agobia y me provoca cierto estupor. Siento que es una responsabilidad enorme tener que cumplir con las expectativas de los demás. Sobretodo porque al final se confunden sus expectativas con las mías y me invade la incertidumbre. Este es mi estado hoy.
Me gusta todo lo que tengo, pero hay algo que no me deja disfrutar de todo al completo. Y la pasión desvanece por momentos. Hay algo que no acaba de funcionar en este engranaje, algún tipo de bloqueo que no me permite sentirme libre y fluir... Ya sé, ya sé... "Let it flow" y lo intento pero me cuesta...
¿Pero sabéis qué?
Voy a tirar hacia adelante, voy a salir airosa de esto y descubriré qué tengo que hacer, qué camino he de escoger para seguir hacia delante. Esto es sólo un paro momentáneo para tomar un respiro y seguir con fuerza porque yo puedo. Todos podemos si nos lo proponemos. Mi post de hoy sirve para deciros que: "¡Hoy voy a conseguir todo lo que me proponga!"