30 nov. 2012

Carta de una mamá primeriza a su recién nacida (dedicado a todas las mamás y las futuras)

Shhh... Ven aquí, no tengas miedo. No llores mi vida, este mundo no es tan malo como lo pintan. Es un lugar magnífico para aprender, ya lo sabes. Por eso estás aquí.
No hagas mucho caso a lo que dicen. Preocúpate por ti, por vivir tu vida, por construir tus momentos mágicos y por disfrutarlos uno a uno.
 
Bienvenida a este mundo, bienvenida de nuevo a la Tierra.
Soy tu mamá pequeña, aunque tu ya lo sabes, me escogiste por un motivo único y formidable, hace ya meses, antes incluso de que tu papá y yo te concebiéramos.
Yo no te conozco, al menos no conscientemente, pero te amo con toda mi alma desde que supe de tu llegada, mucho antes de lo que imaginé.
www.gerardocano.com
Dentro de ti llevas más conocimiento del que yo seguramente tengo y vienes a enseñarme tantísimo. Gracias por venir, por acudir a mí y por rescatarme; en todos los sentidos en los que un alma puede rescatar a otra.
Espero darte un buen hogar, mucho amor y una extraordinaria fuerza para luchar con todo lo que se te viene encima; pero ante todo espero que esta experiencia sea la que buscas para crecer y ascender hacia la iluminación, hacia el amor verdadero, hacia el inicio de todo y el final.
Espero haber hecho una buena labor estos últimos meses para acogerte, limpiar las impurezas que anidaban en mi alma para poder estar lista para tu llegada. No sólo yo he trabajado, también tu papá ha hecho un gran esfuerzo para que nuestros patrones no sean tu motivo principal para estar aquí. Muchos dirían que has venido a rescatarnos (a ayudar a nuestras almas) pero, en verdad, deseo que rescates al mundo que lo necesita mucho más que nosotros. Déjate llevar por tu magia, por tu sabiduría interior y por tu amor. Aprende rápido tus lecciones y vive desde la pureza de tu creatividad y tu amor. Vive pequeña, nútrete y vive libre. Y aquí nos tienes para apoyarte, aconsejarte y darte ese calorcito de hogar que has extrañado tanto desde que nos despojaron de la fuente.
 
Bienvenida mi niña, este mundo es amoroso, está lleno de luz y de personas maravillosas; aunque nunca hay un yin sin su yang. Para aprender tiene que coexistir lo bueno y lo malo porque ambos devuelven el equilibrio a la vida. Lo irás descubriendo e irás conociendo a todo tu entorno, el nuestro y te sentirás bien porque si una cosa he procurado en todo este tiempo es tener el mejor círculo de protección para que nos sea más fácil sentirnos nosotros mismos y atrevernos a luchar fuera de él cuando toque. Sin olvidar nunca que podemos regresar al descanso en nuestro círculo de confort.
 
Vive tu vida y déjanos que te acompañemos, no sabemos más que tu. Por eso estás aquí pequeña.
 
Cierra los ojos, descansa porque el mañana es hoy.
 
Nota: Me encantaría que todas las mamás tuvieran estas pequeñas palabras de reconocimiento a sus bebés recién nacidos, de alguna manera, les ayudaría a conectar su energía siempre con la fuente y tendrían presente, en todo momento, lo que han venido a hacer aquí.

22 nov. 2012

Inspiración





Inspiraciones para mí de este otoño-invierno... Siente que el otoño me ha devuelto algo que hace un tiempo perdí: mi cretividad, mi ilusión, mi humildad, mi serenidad y mi amor.
 
Será que con las hojas se caen también las cosas innecesarias que nos rodean: personas falsas, momentos sin sentido, emociones vacías, gestos sin valor, energía negativa...
 
¿Sabéis qué valoro hoy? Por supuesto no tiene nada que ver con lo que valoraba hace escasos meses atrás. Hoy valoro un abrazo de mi madre (con sus palmaditas nerviosas en mi espalda), un beso de mi padre (sentir su mullida barba rozando mis mejillas), un yo también de mi sobrina cuando la digo te quiero, escuchar las inquietudes de mis apoyos femeninos (mis hermanas, no sólo de sangre sino de alma), formar parte de un sueño de esa especial pareja de amigos a la que amas con locura con un amor difícil de explicar, ver fotos de esas almas por llegar tan protegiditas en sus úteros matenos, abrir lo ojos a una amistad cercana sobre cualquier tema y enseñarle que siempre hay un camino alternativo, ayudar a saltar, a cruzar, a volar, a bailar, a cantar, a tocar, a soñar... Ayudar a que cada persona sea ella misma con toda su esencia y su pureza más humana, más kármica. Valoro mirarme al espejo y ver mi rostro joven, fresco y feliz; ver mi cuerpo moldeándose saludable y hermoso; ver mis cicatrices y mis imperfecciones cual recuerdos preciados como si se trataran de una pieza de coleccionista, una edición limitada y valorarlos por lo que son hoy: una señal de que aunque las cosas se pongan feas yo puedo. Valoro sentir mi cuerpo desfallecer de placer al hacer el amor y de dolor al ejercitarlo cuando voy a entrenar o a correr. Valoro mis clases de yoga porque conectan mi alma, mi mente y mi cuerpo en un sólo eje harmónico y casi hipnótico. Valoro a todo el entorno que me rodea, al que respeto, admiro y amo por su belleza salvaje y natural.
Valoro estar alrededor de la cocina ayudando a mi pareja a preparar algo suculento para cenar mientras los perros corretean y se muerden a modo de harmonia y diversión. Al son de sus juegos, les acompañan los nuestros: más sutiles, más amorosos y excitantes. Valoro el olor que desprende su cuello cuando lo beso, la fuerza de sus brazos al rodearme para hacerme prisionera de su amor. Valoro su mirada de amor que me ilumina y me acompaña incondicionalmente obre mejor o peor. Valoro tenerlo al lado durmiendo, sólo porque sabes que puedes acariciar su mano en cualuqier momento de la noche. Valoro que al marcharse por la mañana me bese y se despida mientra yo vuelvo a mi sueño reparador... Valoro cada momento con él porque es único él y los moemntos que compartimos cada instante que podemos.
 
Valoro mi día a día porque las pequeñas cosas son las que nos hacen realmente felices. Porque las pequeñas cosas que nos hacen sonreír, a veces, son las que menos valoramos en la borágine del día a día. Valoro este blog y te valoro a ti que lo lees...
 
Todo esto que valoro se transforma HOY en mi máxima inspiración...
 
Feliz e inspirador OTOÑO... Nos rodean hojas viejas, se desprenden cosas pasadas y mientras, disfrutamos del calorcito bueno del hogar... Aquí o allí. Donde sea...