28 jul. 2011

El amor, en realidad, está dentro de ti...

Qué dificil es sentir tu corazón, sentir como palpita, sentir cuando se acelera o cuando se relaja. Pero que dificil es sentir el de los demás. Sentir que su amor te envuelve en una fina cortina dorada, con el único y más puro sentimiento humano: el monótono sonido de sus corazones palpitando al ritmo del tuyo. Conectados inexplicablemente a la melodía de la amistad, conectando pensamientos, sensaciones y movimientos. Palpitándo al unísono, la suave melodía de las risas que ahuyentan las dudas, los miedos, los malos pensamientos. Qué bonito amar de esa manera, tener personas a tu alrededor que te hagan vivir ese placer. Qué sencillo es cuando el amor que buscas fuera, lo encuentras dentro de ti...

15 jul. 2011

Conversación entre amigas, como un espejo.

-         Me estoy agobiando. El tiempo se pasa, la gente se mueve y no quiero estancarme. ¡No me estancaré!

-        No te estancas. Tenlo claro. Siempre te has movido y has hecho cosas.

-        Cierto, viajando es cómo más estoy aprendiendo.

-        Claro que sí. Cada uno a lo que le gusta. Se trata de eso. Tenemos que hacer caso a lo que tenemos dentro, a lo que nos sale de las entrañas y ahí reside la autenticidad de la vida... ¡Y tú de eso tienes un máster! ¡Porque eres auténtica! ¡Y vives tu vida siempre de cara y sin mentirte a ti misma! Eso es, sin lugar a dudas, lo más importante. ¡Never forget it!

-        Gracias, amiga, a veces me da miedo hacer mal las cosas.

-        No hay mal, ni bien. No hay correcto ni incorrecto. Todo está dentro de ti, lo que tú sientes, hacerle caso a eso siempre será lo correcto. Aunque el tiempo te diga que te equivocaste, incluso entonces sabes que no lo hiciste porque esas decisiones te han hecho como eres ahora. No tengas miedo a equivocarte porque no lo harás.

-        Gracias, necesitaba escuchar eso y volverme a cargar de energía positiva.

Reflexión

La vida es, sin lugar a dudas, un desafío para los valientes. Los que se atreven a levantarse tras derrotas, tras golpes y batallas perdidas a sus espaldas. Tras muertes hirientes, tras pérdidas irremplazables y corazones rotos.
La vida me enseña siempre cosas nuevas, de mí y de mi entorno. Me enseña que los caramelos que te regalan, su gusto es breve y para que dure tienes que saber hacer tus propios caramelos.
Las amistades fortuitas que aparecen y te brindan más amor que el que nunca hayas podido imaginar... ¡Cuidado! Las auténticas amistades aparecen sólo con el tiempo, la dedicación y el arduo trabajo de entender, perdonar, escuchar y seguir adelante el uno junto al otro.
Y lo más importante de todo es que no hay cosas bien hechas o mal hechas. Lo más importante de todo es escuchar nuestro interior y saber de él y hacer lo que él nos indique siempre. Eso sí que es hacer las cosas bien.

6 jul. 2011

Terapia

Sírvete una taza de té y cuéntame qué te preocupa. Habla con el corazón y deja de lado los razonamientos justificativos, que sólo hace que nublarnos la esencia.
Siéntate, ponte cómoda y desnúdate pequeña, no tengas miedo porque voy a estar a tu lado, voy a guiarte, voy a cogerte siempre de la mano para que no caigas, pero además para que te sientas fuerte y no desistas en el intento de ser tu.
Llora... Sí, muy bien... Llora lo que quieras, expulsa todo el dolor que hay en ti, te ayudará a sanar las heridas y a sentir que tu también eres vulnerable aunque a veces creas que eres puro hielo.
No te preocupes, la vida es así, a veces hay cosas que hieren tan profundo que no llegamos a asumir nunca y aunque lo hagamos somos incapaces de recordarlo sin que nos vuelva a hacer daño. Una y otra vez...
¿Te sientes mejor? Me alegro entoces. Venga cuéntame que te preocupa, no tengas miedo y déjate llevar.
¿Que si puedes abrazarme? No hace falta ni que lo preguntes...

Un abrazo con amor, la mejor medicina...

5 jul. 2011

Vagabundo

Pide lo que te corresponde

Caminas cabizbajo, huyendo del dolor, de la miseria y de la fealdad de una mala vida. Has vivido mucho, viejo vagabundo, lo dicen tus manos, llenas de cicatrices, lo dice tu cara, llena de arrugas y tu cuerpo, cansado. Siempre luchabas por la vida, te aferrabas a ella y batallabas. Ahora estás exhausto y no te quedan fuerzas para seguir conociendo mundo, ya no luchas y te rindes. De rodillas suplicas limosna, mano al aire y mirada perdida. Reclamas lo que es tuyo, hubo otros que te lo quitaron todo. Pero este mundo funciona así, somos ovejas de un rebaño. Todos vamos en la misma dirección y quien no sigue queda fuera del sistema y se le margina. Tu lucha es vencerles, pero quizás ellos acaben antes contigo.
Entras en el bar para notar el fresco en tu piel. Celebras que aun sientes y que estás vivo. Sonries. Te diriges a una joven pareja que sonríe. Pides la voluntad y el joven te sorprende. Con ese dinero puede que compres algo para comer, o mejor algo para beber y evadirte de tu oscura y cruel realidad.
Le das las gracias y a cambio de tu limosna, un savio consejo:
- Cuídala. Conserva el amor porque es lo más importante que tenemos en esta vida. Y mientras te marchas das fe de que son las pequeñas cosas las que merecen los mayores esfuerzos.

Mirall

Em miro al mirall i el meu reflexa és borrós, és al matí, crec que estic adormida i intento obrir-los però continuo veient-me borrosa. Em netejo la cara i me l’eixugo amb la tovallola però no m’hi veig bé. No entenc què passa, ni el mirall està brut, ni tinc lleganyes als ulls i la llum està encesa. La Rumba em mossega els dits dels peus, la miro i la veig perfecte. No tinc cap problema a la vista. El problema sóc jo. No aconsegueixo veure’m nítida al mirall del lavabo i de fet, a cap mirall. Ahir, al entrar a casa, un dels miralls de l’habitació va trencar-se en mil trossos, just el mirall amb el que més em mirava (de lluny) per veure com em quedava la roba. Aquell mirall que portava el missatge de “sóc amor” escrit amb un post-it, que em recordava quant és d’important l’amor pels éssers humans… Ara ja no hi és, ni el mirall, ni el missatge, ni ell, ni jo… El mirall trencat simbolitza com està la meva ànima, trencada. En part perquè va marxar i allò especial al que m’aferrava amb ungles i dents ja no hi és, en part perquè estic dolguda, confusa i decepcionada amb mi mateixa. L’estimava molt però em vaig cansar d’estimar. Sempre he estimat als altres, els he valorat, els he preuat i els he entregat tot de mí. Fins a sentir-me extasiada, fosa, destrossada i morta. M’he cansat d’estimar els demés, de regalar-los la meva vida i el meu amor, sense regalar-me res a mi mateixa. Ho he donat sempre tot pels demés i ara, la meva nena petita reclama la meva atenció. Em reclama amor, em reclama, emoció, estimació, orgull... Em demana tot el que no li he donat mai. Amb 28 anys, la nena petita que hi ha dins meu ha dit: prou!! I estic abatuda, dolguda, desmotivada, ferida... Estic trista, sensible, enfonsada... Ni tan sols sóc capaç de reconèixer el meu reflex en el mirall. No em vull veure i no m’hi veig...

Què m’ha passat? Què he fet durant tant de temps? 5 relacions fallides, 8 anys de la meva vida aprox. Estimant a unes persones que han sigut companys de viatge al llarg del meu camí vivencial en el terreny sentimental. Una darrera altra, sense marge, sense respirar, sense mirar-me al mirall i preguntar-me a mi mateixa com estic, què vull i què necessito. Sempre m’ha envaït la por de descobrir què sento, de sentir-me a mi mateixa parlar, expressar les meves pors més internes i íntimes. Ho he provat tot, noi bons, nois rebels, nois guapos, nois feliços, nois actius, nois esportistes, nois simpàtics, nois sexuals, nois acomodats... Cap m’ha emplenat perquè, què et pot arribar a satisfer si no saps què sents quan estàs satisfeta? Ningú pot ajudar-me a ser feliç si no sóc feliç vivint amb mi. I ara, sola a casa, vora la llum del seu televisor, estic vivint els pitjors moments de la solitud, m’estic escoltant, les ferides s’obren i surt tot el que estava amagat sota la superfície...

Em sento sola, em sento poc estimada i valorada, sento que no em permeto estar trista, sento que no em permeto trobar-lo a faltar i patir, sento que no em dediquen temps, sento que no tinc el meu espai, sento que no me mimo, sento que no cuido la meva felicitat. Necessito estar sola amb mi mateixa. Abandonar-ho tot, fugir de tothom per tenir un moment bonic amb mi, un viatge privat, una desconnexió, una carícia, seguida de mimos, seguits de sopars sota la lluna plena, passejos tranquils vora la riba del mar... Necessito sentir com la meva mà acaricia lentament l’altra, mentre es fonen en un suau i lent massatge que recorre tot el meu cos. Necessito enamorar-me de mi mateixa i creure-m’ho sense haver de demostrar coses que la meva nena petita no es creu. Deixar de viure pels demés i començar la millor relació del món, la més maca i la més sana, una relació amb mi mateixa... Potser llavors, seré capaç de recuperar el meu reflexe, somriure i no necessitar més post-it per recordar-me quant d’important sóc jo per mi mateixa.